Cómo el Fyre Festival es una oportunidad para rediseñar estrategias

El documental realizado en Netflix sobre el desastroso Fyre Festival, hizo que el marketing de influencers esté bajo la lupa, levantando una bandera roja para todos aquellos posibles clientes que buscaban ingresar en ese modelo de negocio.


Más que nunca, reguladores, consumidores y compañías miran con ojos escépticos la modalidad de utilizar influencers para aumentar la visibilidad de una marca. Muchas personas creen que los influencers involucrados en promocionar la campaña de la fiesta Fyre deberían ser responsables por ayudar a hacer marketing de un evento que desde el comienzo estaba destinado a fracasar.


A pesar de este obstáculo, no hay que pensar que este espacio está muriendo, todo lo contrario; la demanda masiva respecto al Fyre Festival demostró el poder y efectividad de los influencers y su posición como voces de una marca. Esto se respalda gracias a un reporte publicado por Shareablee, donde uno de tres consumidores creen en la palabra de un influencer sobre lo que tiene para decir una marca.


Para limpiar un poco el paladar luego del fiasco mencionado anteriormente, muchas compañías buscan que los marketers y consumidores trabajen juntos para corregir la mala reputación de esta práctica. Para los influencers, la transparencia es la clave del éxito. Debe quedar bien claro desde la perspectiva de la audiencia que el contenido promocionado es producto de una asociación monetaria entre esa persona y la marca que representa.  Muchos influencers no conocen porque son seguidos, y solamente buscan likes, follows y ojos en sus redes sociales; pero hay que entender que los consumidores de estos contenidos son personas que buscan conocimiento, inspiración y entretenimiento. A pesar del acceso a las métricas, éstas no revelan las motivaciones e intereses reales de la audiencia.


Por esta razón la comunicación de dos vías por parte del influencer es fundamental para tener una campaña exitosa, ya que si éste logra comunicarse y entender a su audiencia, los nichos son más claros, los mensajes más transparentes y el resultado más efectivo. En paralelo, teniendo un insight de los intereses, demográficas y actitudes de los seguidores ayuda a planear mejor la estrategia, colocando todos los recursos donde tienen que estar.


La reacción que ha tenido el público general respecto al uso y ética del marketing de influencers es una oportunidad de sacar a flote la creatividad y hacer que las compañías encuentren los influencers que mejor se adecuen a sus objetivos.


La predicción para el futuro es que los marketers van a demandar mayor transparencia de los influencers. Pero a pesar de esto, es una oportunidad real de mejorar y rediseñar la relación marca-influencer que requiere colaboración entre marketers e influencers, con recompensas para ambas partes.