Qué son los micro influencers y por qué hay que prestarles atención

A lo largo de los últimos años hemos podido ver el aumento de los influencers en Instagram. Estos han evolucionado a creadores de contenido, portando un gran poder de marketing que atrae a muchas marcas dispuestas a pujar para que su próximo producto o servicio aparezca en un publicación de determinado influencer.


Se estima que el negocio de los influencers ya es una industria de 500 millones de dólares, aumentando, según las proyecciones, a 10 billones para el 2020. Tan lucrativa, que muchas personas han tomado la decisión de ser influencers como una carrera para sus vidas. Algunos pocos, que gozan de millones de seguidores han sido elevado a estatus de estrellas de internet, estando bajo el foco de atención de las marcas más importantes del mundo; pero ¿qué pasa con aquellos creadores de contenido que no suelen tener sus cuentas con millones de seguidores?


Estos micro influencers tienen una base de followers muy fiel y que en el largo plazo cuentan con mayores tasas de conversión.


Instagram cuenta con unos 300 millones de usuarios activos al mes, en perspectiva a las otras redes sociales, Pinterest cuenta con 70 millones e Instagram supera con creces a Snapchat, Twitter y Tumblr. En 2014 Instagram creció un 64%, siendo la plataforma social con crecimiento más veloz de los últimos tiempos. Gracias a esto, el término “Instafame” se aplica a la facilidad que tienen las personas de convertirse en influencers; con poca inversión de entrada, e infraestructura moderada, ha permitido la creación de los ya mencionados micro influencers, con un número de seguidores que oscila entre los 2.000 y 100.000.


Estos micro influencers suelen tener una base de fans fieles y activos, siendo un nicho atractivo para que los marketers inviertan. Según los datos recopilados por Business Insider, instagramers estrellas suelen demandar entre 500 y 30.000 dólares por publicación patrocinada; pero debido a la saturación del mercado, los marketers tienen otras opciones más económicas con los “pequeños” influencers y sus comunidades de seguidores.


Por otro lado, para generar ingresos estables, los micro influencers muchas veces optan por los crowdfundings para vender contenidos exclusivos, merchandising y demás servicios. Plataformas como Collide o Patreon les permiten ganar dinero con bienes digitales y otros contenidos para sus seguidores.


Las redes sociales tradicionales crean celebridades de la noche a la mañana, pero plataformas de crowdfunding permiten crear carreras más duraderas, generando empresarios desde la habitación de sus casas. Esto permite que no dependan de empresas grandes para generar dinero, aunque no quita que indirectamente se han convertido en un nuevo tipo de influencers poco aprovechados.


Este movimiento de pequeños emprendedores ayudados por plataformas donde sus propios fans pueden donar dinero, ha empoderado al comercio digital. Una carrera a largo plazo y efectiva en una plataforma como Collide no requiere que la persona tenga un titulo universitario, simplemente cautivando a fans dispuestos a pagar para acceder a contenido que ellos consideran valioso permite que estos micro influencers puedan subsistir.


Un estudio realizado encontró que las tasas de engagement para los micro influencers es un 60% más alta de aquellos con mayores audiencias. Esto quiere decir que este tipo de influencers, también conocidos como creadores, tienen una base de fans más leal y duradera con tasas de conversión más altas. Si bien la escala es pequeña, la oportunidad para optimizar los procesos es alta.


Mientras los sitios de crowdfunding crecen, podemos ver como estos influencers pequeños aprovechan sus mercados específicos gracias a la interacción directa con sus seguidores, seguidores dispuestos a pagar por acceso a contenido restringido detrás de un paywall. Los micro se están convirtiendo en macro, y estas plataformas lo están demostrando día a día.