Qué hay que tener en cuenta antes de contratar un influencer

Ya hemos visto el potencial comercial que tiene trabajar junto a un Influencer y las características que éstos deben tener para sacar mayor provecho de esta asociación, pero para muchas personas este nicho es nuevo y aun se muestran escépticas a la hora de contratar una persona que represente su marca en las redes sociales, por eso tenemos algunos puntos que toda persona debería conocer antes de subirse a este tren.


Lo primero que hay que tener en cuenta es qué régimen legal aplica a los influencers dependiendo el país; ¿son trabajadores autónomos (freelancers) o son trabajadores contratados?. Esta pregunta es crucial para evitar problemas en el futuro, ya que la característica laboral que tenga esa persona determinará la regulación de sus servicios, y el método de trabajo aplicable.


En este punto se trata de encontrar un punto medio en la mecánica de trabajo. ¿El influencer trabajará desde su hogar u oficina o tendrá que cumplir determinadas horas en la empresa? ¿Tendrá que cumplir los estatutos que los demás trabajadores de la empresa cumplen o se encuentra fuera de ella? Si los servicios que el influencer provee son esporádicos, no necesita trabajar en un lugar físico establecido y no cuenta con directrices fijas, se podría calificar como autónomo, teniendo más libertad para maniobrar dentro del ámbito laboral.


Para dejar ambas partes tranquilas, se recomienda realizar un contrato de valor jurídico para que la relación comience en buenos términos, de forma transparente y clara, evitando futuros problemas que puedan surgir en caso de malentendidos respecto a las obligaciones de las partes.


Por otro lado a la hora de contratar un Influencer, nada mejor que una serie de entrevistas y de investigación del mercado al que ésta persona influye en sus redes sociales. Si buscamos alguien que represente nuestra marca de maquillajes, no vamos a buscar un Influencer cuyo nicho sean hombres de entre 18 a 25 años, porque no estaríamos dando con el público objetivo. Una vez alineado el público que sigue a esta figura, es momento de asegurarse que el influencer realmente crea en nuestra marca y esté convencido que recomendar nuestro producto es algo positivo y que no lo haga como si fuera un trabajo más.


Este detalles es importante para que los mensajes patrocinados sean naturales, reales y orgánicos, en vez de que salgan forzados o impuestos. Por esa misma razón es fundamental conocer y entender al influencer y dejarlo crear los contenidos que crea pertinentes ya que la creatividad y originalidad lo han llevado a ser lo que es dentro del mundo de Instagram.


Con estos detalles aclarados, ahora es mucho más fácil encontrar el influencer perfecto para la marca con un panorama claro en lo laboral y legal.